Ago 182011
 

Te levantas de la cama al día siguiente de la JGAA y te encaminas tambaleando hacia el baño. Te pica la barba, no eres capaz de mantener los dos ojos abiertos a la vez y la cabeza se comporta como si estuviese dentro de una lavadora. Enciendes la luz y un repentino pinchazo te recuerda lo que es una jaqueca. Te miras en el espejo y solo eres capaz de decir:

– Menudo tablón …

Continúa leyendo »