Ene 212011
 

Un  amigo mío se fue a Madrid en viaje de trabajo, sabiendo que su  novia necesitaba unas gafas para la vista y, encontrando la ocasión  de  comprarle unas muy bonitas y baratas, entró en una óptica.

Después  de  ver  unas  cuantas,  se  decidió por unas y se las compró…

La dependienta se las envolvió y pagó la cuenta pero, al marcharse, en lugar de coger el paquete con las gafas, cogió otro muy parecido que había al lado.

El paquete contenía unas bragas que una clienta de la óptica acababa de comprarse en una corsetería.

Mi amigo, que no se dio cuenta de la equivocación, se fue directamente a correos y le envió el paquete a su novia, junto con una carta.

La novia al recibirlo se quedó extrañadísima con el contenido así que abrió la carta y leyó….. Continúa leyendo »