Dic 092009
 

Me ha parecido muy curioso esto que he leído,

Los antiguos romanos cuando tenían que decir la verdad en un juicio, en vez de jurar sobre la Biblia como en la actualidad, lo hacían apretándose los testículos con la mano derecha. De esta antigua costumbre procede la palabra testificar.

Desde luego parece que con esta táctica podría resultar más creible cualquier testimonio, que con la actual de “juro o prometo”.

Y ya no digo nada de lo utilizado en EEUU, jurar sobre la Biblia, que claro para el que sea de otra religión o de ninguna, será como cuando de pequeños cruzábamos los dedos en la espalda mientrasa poníamos carita de buenos.

Pero también tiene su fallo, porque que pasa cuando quién testifica es mujer, se debería apretar un pecho.

Por otro lado están aquellas personas a las que les va la marcha, entonces los juzgados podrían convertirse en salas sado-maso.

Total, la conclusión es que lo que hace falta es una buena investigación y preparación del caso, porque quien quiere mentir miente, ya le hagan jurar, prometer o apretarse zonas sensibles.

  2 Berridos to “SABÍAS QUE…..”

  1. pero, ¿se apretaban cada uno los suyos o los del otro?
    Porque en el segundo caso mas que negociación parecería una sugerencia …

  2. casi que de juicios, testificaciones, y juzgados… de momento me voy a abstener de emitir opinión, no sea que me apreten a mi los huevos pero bien