Oct 202011
 

Tremendas. No sé de qué otra manera definir lo que hemos podido ver el pasado fin de semana. Dos partidos entre las cuatro mejores selecciones que nos han dejado de todo: expulsiones, sorpresas, jugadones. Vamos con un pequeño resumen de ambos partidos.

 

GALES 8 – 9 FRANCIA

Comenzamos con el partido del sábado donde los del cardo, dada la trayectoria que habían tenido en este mundial, partían como favoritos, se vieron apeados del mundial por una selección francesa que no dejara de sorprendernos. A diferencia de cuartos el XV del gallo, no nos ofreció su mejor cara y se limitó a mantener el marcador a favor hasta el minuto 80.

Sólo puntuaron gracias a marcar 3 patadas  a palos de Morgan Parra y se decidieron a defender las acometidas galesas a pase de patear el balón a campo contrario. Se adelantaron los galeses en el minuto 8 tras una conversión de golpe de castigo a palos por parte de James Hook, pero la alegría les duró poco puesto que dos minutos más tarde uno de sus pilieres, “el Oso Jones” se tuvo que retirar lesionado. En el minuto 12 Hook falla un golpe a palos y llegamos al 18 donde se produce un placaje peligroso por parte de Sam Warburton que le cuesta la tarjeta roja y por tanto la expulsión definitiva.

Los 60 minutos restantes Francia jugó con uno más y eso pudo ser la clave para obtener la victoria, aunque ni así fueron capaces de marcar ni un solo ensayo y acabaron pidiendo la hora cuando tras un ensayo galés en el 59 estuvieron a punto de perder a no ser por el fallo del pateador al tratar de convertirlo, 6 fueron los fallos en tiros a palos de los del cardo (una conversión, tres golpes y dos drops) que de haberlos conseguido les hubiese dado el pase.  Merecido o no, Francia está en la final. Las estadísticas lo dicen todo de este partido.

 

 


AUSTRALIA 6 – 20 NUEVA ZELANDA 

De nuevo los All Blacks pasan por encima del equipo rival. Australia se presentó como un equipo plano, sin ideas, sin dinamismo, nada que ver con el equipo ganador en cuartos.

Nada más comenzar Ma’a Nonu en el minuto 6 consigue ensayar tras una descarga al borde de la banda de Israel Dagg, sentando las bases de como se presentaría el resto del partido. Si bien no hubo más ensayos e incluso Piri Weepu falló en las patadas a palos más de lo normal, los kiwis comenzaron con un goteo de puntos que solo obtuvo respuesta por parte de los australianos con un golpe a palos y un drop. Mal partido para la estrella amarilla Quade Cooper, al que no le tienen mucho cariño por ahí abajo por su pasado en Nueva Zelanda, del que se esperaba mucho más a la hora de manejar al equipo. Por parte de los de negro, destacaron sobre los demás las tres posiciones más rezagadas, con Israel Dagg, Conrad Smith y Cory Jane (Man of the Match), el siempre contundente trabajo de Richie McCaw en la delantera y como unico punto negativo del encuentro la expulsión temporal de Sony Bill Williams por cargar con el hombro de forma ilegal a Cooper.

Como nota curiosa en el encuentro, se dió la circunstancia de que el medio de melé y cantarín en las hakas, Piri Weepu tuviese que volver al campo desde el banquillo después de ser sustituido. Es uno de los detalles de este deporte en el cual se pueden hacer “cambios por sangre” en los que el jugador lesionado sale momentáneamente del campo para que sea atendido y puede volver y deshacer el cambio si no han pasado mas de 10 minutos. En este ratillo que Weepu estuvo en el campo marco un golpe a palos.

 

El domingo sabremos si por fin Nueva Zelanda obtiene su segunda copa William Webb Ellis o son los Bleus los que consiguen su primera campeonato del mundo.

Hagan sus apuestas …