Oct 132010
 

Ya se que prometí meternos a saco en la musculatura interna en esta nueva entrega, pero creo que es más importante antes de ello pasearnos por lo que son los principios del método.

–         CONTROL

La mayor parte del tiempo manejamos esta maquina que es nuestro cuerpo a través de los actos reflejos de nuestros músculos. Lo ideal, que es lo que se busca con el Pilates, es que esos músculos no vayan a su bola repitiendo movimientos adquiridos a lo largo de nuestra vida (la mayoría de ellos mal coordinados), si no que obedezcan nuestra voluntad. Si, ya lo se, y esa voluntad de donde la sacamos? Pues ahí vamos! Ni se compra, ni se vende.” Se genera”. Y lo hará a través de las indicaciones que se van dando en los ejercicios. Con ellos iremos conociendo y sintiendo aisladamente músculos que ni sabíamos que existieran y a poco que tengamos imaginación y nos pique, terminaremos buscando movilizarlos conscientemente.

–         CONCENTRACION

Evidentemente, en el momento que nos hacemos conscientes de esos músculos  y somos capaces de llamarlos a filas, la concentración esta por medio.

–         ESTABILIZACION

Se trata moverse desde una base estable. La idea es estabilizar y fijar la columna vertebral para protegerla en cualquier movimiento que hagamos. Primero en los ejercicios de las sesiones pilateras y posteriormente en nuestra rutina. Tenemos una gran ventaja, y es, que a pesar de nosotros mismos, el cuerpo es capaz de memorizar, igual que lo hizo en su día con esos actos reflejos musculares que hoy por hoy llevamos puestos, esa nueva manera de moverse utilizando los músculos recién descubiertos.  Aquí entrara en juego la musculatura interna esa de la que venimos hablando, alias “la gran desconocida”.

–         FLUIDEZ Y COORDINACION DE MOVIMIENTOS

Implica directamente a las sesiones de Pilates, pero como digo, termina viniéndose con nosotros a la vida misma.

Este punto se refiere a una serie de movimientos controlados con los que pasaremos de un ejercicio a otro. Estos serán fluidos y naturales.(Esta claro que con la practica, por que así de buenas a primeras…).

El caso es, que las sesiones de Pilates se podrían definir como “un conjunto de movimientos rítmicos y dinámicos acompañados por una respiración adecuada y realizados de forma controlada”. Y aquí  entra en juego el quinto principio…

–         RESPIRACION

El Pilates nos va a poner en antecedentes sobre lo que debería ser una respiración adecuada. Ahora no nos vamos a meter a fondo con ella, de hecho cuando os comente como se ha de respirar en las sesiones de Pilates se os va a guiñar un ojo espasmódicamente como al de Martes y Trece. Simplemente comentar que se debe respirar hacia costados y espalda. Que al coger aire se facilita la extensión de la columna y que el soltarlo facilita la flexión. Y que por eso se le da tanta importancia durante los ejercicios. Además de por que una respiración completa incrementa la capacidad pulmonar, mejora la oxigenación y favorece el movimiento. Y vamos con el último Principio.

–         PRECISION

Cada movimiento importa, y en la precisión va incluida la suma de los demás principios. Para que nos entendamos, hay que controlar la musculatura interna para proteger, respirar para ayudar a los movimientos, concentrarnos para hacer un movimiento sin que la parte no implicada de este se inmute…  Así, a bote pronto casi roza el surrealismo! Pero… Acaso no hemos sido capaces de mirar espejos retrovisores a la vez que sujetamos el volante, pisamos pedales y cambiamos las marchas, sin olvidarnos de atender a los semáforos, pasos de cebra y demás señalizaciones? Pues ya esta!!! Aptos para la precisión!

Y la próxima, si que si, hablaremos de “la gran desconocida”. Como sentirla, reconocerla e incluso en algunos (espero que no aislados) casos hasta palparla.

A más ver.

Sita Pepis.