Sep 282010
 

Todos hemos oído hablar del Pilates y hemos pensado… Seguro que es un nuevo invento sacadineros para “estar en forma”!

Si con todo y eso nos da el punto y vamos a un estudio, centro o gimnasio a pedir precios e información nos quedaremos de piedra!

Comolll… que además de valer un pastizal no adelgaza???

Pues vaya!

Y lo mejor es que es verdad, no solo no adelgaza, si no que en cuestión de peso (que no volumen, ojo) puedes incluso aumentar un pelin.

Entonces para que nos sirve hacer Pilates?

Hoy por hoy tenemos el cuerpo muy castigado, ya sea por las malas posturas habituales, la inactividad o incluso por el exceso de ejercicio. Tenemos una maquina de nivel que es nuestro cuerpo, pero perdimos las instrucciones y no damos pie con bola a la hora de hacer uso de el.

Estar en forma parece que se relaciona únicamente con tener chocolatinas en los abdominales y una musculatura externa de chico de calendario. Pero curiosamente ni tan siquiera las personas que hacen ejercicio físico con estas u otras inquietudes más loables se libran de dolores varios.

Y ahí es donde vamos. Tenemos una musculatura totalmente olvidada y que es en la que se centra el Pilates. Una musculatura profunda que protege nuestros huesos y órganos internos, ayudando a la musculatura externa (la pintona) a funcionar ahorrando energía y esfuerzo. (De ahí que muchos deportistas de elite hayan incorporado el método a sus entrenamientos habituales).

Pero como vamos a utilizar una musculatura que ni tan siquiera sabemos que existe?

Como controlar algo que apenas sentimos?  Porque la verdad es que solo hacemos uso de estos músculos internos cuando vomitamos, tosemos, estornudamos, suspiramos o nos reímos y lo hacemos de una manera inconsciente. (Si, de ese cuerpo jota que se nos queda después de adorar al Roca durante buen rato tras haber hecho uso y abuso de bebidas espirituosas varias en parte es culpable esa maltrecha musculatura interna).

Pues aquí entra en juego el Pilates. Un método que nos hará al menos durante un par de horas a la semana conectar y controlar conscientemente esta musculatura protectora y así corregir nuestra postura día a día.

Y para dejaros, espero, con ganas de saber más, en futuras incursiones hablaremos de quien era el tal Pilates, cuales son los  principios del método e intentaremos “traducir” esa terminología tan complicada que se usa en las clases pa que tol mundo lo entienda.

Sita Pepis.