Feb 272010
 

Como dicen nuestras abuelas, lo que no puede ser no puede ser y además es imposible, lo digo a colación de la noticia que saltó a los medios y que es la siguiente:

El presidente de Nuevas Generaciones del Partido Popular y diputado del PP en el Congreso de los Diputados, Nacho Uriarte, presentó el miércoles su dimisión como vocal de la Comisión de Seguridad Vial de la Cámara Baja después de un incidente de tráfico en el que dio una tasa de alcoholemia por encima de lo permitido.

Vamos a ver, que no es por criticar. Que todos en alguna ocasión nos hemos cogido un chuzo de cojones. Quien más y quien menos ha salido por ahí con los amigotes y ha terminado balbuceando chorradas mientras se le caía la baba y se le cerraban los ojos. Hasta ahí bien.

Incluso, aunque no lo defiendo, muchos han cogido el coche yendo en condiciones lamentables. Porque todos hemos oído a algún amigo decir el manido “psssch, si yo controlo” porque le parece una putada tener que dejar el coche “tirado” para volver a por él a la mañana siguiente.

Pero éste tío va más allá, intenta aumentar su argumentario diciendo que estaba celebrando su despedida de soltero. QUE ESTÁ MUY BIEN, cualquier excusa es buena para corrernos una buena juerga.

Ahora bien si tenemos en cuenta que…

  1. El pollo dió por detrás a otro vehículo que estaba parado en un semáforo.
  2. Que tuvo la suerte de que pasaba por ahí una patrulla de policía, que con buen criterio le hizo la prueba de alcoholemia y cuyo resultado fué que duplicaba la tasa permitida.
  3. Que es presidente de Nuevas Generaciones del PP e integrante del Comité Ejecutivo Nacional, vocal en la Comisión de Seguridad Vial, lo es en la de Igualdad, en la dedicada al estudio del problema de las drogas y en la del seguimiento del Pacto de Toledo.

Entonces ya pasa un poco de castaño a oscuro. Porque yo soy de los que piensan que una persona que ocupa o ha ocupado un cargo público (y lo digo, por supuesto, por lo del reciente incidente del Sr. Aznar y su dedo volador), está obligado a actuar de manera correcta y sino que se dedique a otra cosa. Lo que no puede ser es que estemos al plato y a las tajadas, chupando del heraldo público y luego haciendo lo que les sale del arco del triunfo.

Este tío, no sólo tendría que dimitir, como ya ha hecho, de su puesto como vocal, sino que tendría que volver a ser un militante de base que no obstentara ningún cargo dentro de su partido y que tuviera que volver a ganarse ese privilegio.

Y esto vale para cualquier político de cualquier “color”, porque lo que más me indigna como ciudadano es contemplar la impunidad con la que algun@s polític@s se aprovechan de su situación para cometer todo tipo de irregulariades y delitos en su beneficio personal.

  One Response to “Lo que no puede ser….”

  1. amen…