Ene 032010
 

Vale, estamos de acuerdo en que hay muchos y muy grandes humoristas.

Que el tema de los monólogos está estupendo, suelen ser muy divertidos y dan oportunidades a nuevos talentos.

Pero no debemos olvidarnos de los clásicos y por eso creo que deberíamos dedicarles una sección fija, en la que vayamos recordando momentos míticos del humor TH.

Para mí, los más grandes han sido y serán Martes y Trece.

Humor blanco, que hoy en día no existe. Verdaderos artistas que incluían en sus números, desde caracterizaciones caricaturizadas, pasando por bailes, canciones y por supuesto imitaciones por las que nunca, ningún personaje real, se quejó. De hecho, un personaje o artista no alcanzaba su momento máximo, hasta que no tenía la pertinente imitación por parte de este dúo de humoristas.

Sólo con estos dos llenaremos páginas enteras, ya que durante años fueron tremendamente prolíferos en sus actuaciones.