Ene 282010
 

EL INCREIBLE SHOW DEL NEGRO JOSÉ

“¿Entramos, mi amor?” dice ella.
Y entraron al show.

En el escenario, músicos caribeños tocando y unas chicas muy bonitas que colocan en el centro una pequeña mesa.

La música se escucha pegadiza y de pronto entra él: ¡El negro José!

Un hombre musculoso, bailando al son de la música.  Se acerca a la mesa y coloca sobre ella, 5 nueces, seguidamente,  se baja sus ajustados pantalones y saca 30 centímetros de puro “pene” y ¡pan!,  ¡pan!, ¡pan!,  ¡pan!,  ¡pan!
¡¡¡Rompe las 5 nueces !!!

La gente aplaude a rabiar. Ellas se van entusiasmadas y ellos muy impresionados, no pudiendo disimular cierta envidia.

Pasan los años y 25 años después, la misma pareja se dispone a volver al Caribe para celebrar las bodas de plata.

“Mira mi amor,  sigue el cartel de “EL INCREIBLE SHOW DEL NEGRO JOSÉ”,
¿entramos?.

El local era mucho más lujoso, pero el show parecía el mismo:
los músicos, las chicas, la mesa … y de pronto, ¡entra el negro José!
Tenía canas en su pelo, pero seguía siendo musculoso.

Se acerca a la mesa y sobre ella coloca 5 cocos.  Segudamente, saca su “pene” y …
pan, pan, pan, pan, pan,  !!! rompe los 5 cocos !!!

La gente aplaude entusiasmada y el marido dice : “Mi amor, voy a saludar a ese negro”

Llama a la pueta del camerino y abre el negro José, muy simpático.

“Lo felicito, !!! es usted un genio !!!” pero permítame una pregunta:

“Antes, usted usaba nueces y ahora cocos, ¿porqué?

El negro José, bajando la vista y con la voz baja, medio avergonzado, dice:
“Mire usted, con los años, la vista ya no es la misma…”