May 112010
 

Dicen que un día en el hospital habían faltado varios médicos porque estaban enfermos y el servicio de guardia se había quedado descubierto.

El jefe de guardia no sabía como solucionarlo, pero como era un hombre muy religioso se le apareció Jesús y le dijo:

“Tu has salvado muchas vidas, voy a compensártelo, yo me quedaré de guardia sustituyendo a los médicos que están enfermos”.

El jefe de guardia no podía creérselo, ¡Tener a Jesús de médico en el servicio de guardia!

Inmediatamente un brutal accidente ocurre en la puerta del hospital, un autobús atropella a un peatón quién al caer le pasa por encima un turismo que no le pudo esquivar.

Con todo el cuerpo machacado, el cráneo abierto y conservando sólo un hilillo de vida, es ingresado al hospital.

Jesús ve que el hombre no tiene posibilidad de sobrevivir y piensa:

“Tendré que recurrir a un milagro”.

Entonces posa las dos manos sobre el cuerpo del hombre, como había hecho con Lázaro y le dice:

“Levántate y camina”.

El hombre completamente restablecido sale del hospital dónde esperaban sus familiares quienes no se lo podían creer, ya que habían sido testigos del accidente. Entonces le preguntan:

“Qué te hicieron”.

El hombre responde:

 

 

“¡¡¡¡Como siempre, en este hospital de mierda, NADA NI UNA RADIOGRAFÍA!!!!”